¡Bienvenidos a mí sitio Web!

Bienvenidos a mí sitio web

¡Bienvenidos a mí sitio Web!

Finalmente he creado mí sitio Web. Estoy muy emocionado por lo que esto significa. Llegar hasta este punto ha significado un gran esfuerzo para mí. Y digo esto porque he necesitado recorrer un largo camino de aprendizaje hasta que me he sentido capaz de asumir el compromiso. Así que, bienvenidos a mi sitio web.

Mi idea con este proyecto es poder ofrecer mis servicios en la asistencia a todas esas personas y empresas que buscan solucionar algunos problemas técnicos. Problemas relacionados con la falta de destreza en el uso y manejo de las llamadas Tecnologías de la información y la comunicación; que resultan prácticamente imprescindibles en el mundo en el que nos desenvolvemos hoy.

Todo apunta a que cada vez será más necesario contar con ciertas capacidades digitales que nos permitan realizar actividades tan elementales como trabajar, comprar cosas, hacer trámites y gestiones o simplemente comunicarnos con otros.

El uso de dispositivos electrónicos, de aplicaciones informáticas y de un sinfín de aparatos, equipos y redes, que no paran de evolucionar, está influyendo en la manera en la que nos relacionamos, en la forma en que vivimos y en prácticamente todo lo que hacemos.

Las empresas y gobiernos han migrado a Internet, la información y los datos ahora están en la “nube” y nuestros amigos y familiares actualmente se relacionan mediante modernas redes sociales. Sin darnos cuenta, todo ha cambiado.

Y los cambios han alcanzado unos niveles realmente importantes. La velocidad con la que están ocurriendo estos cambios ha dejado y está dejando a mucha gente y a muchas empresas al margen. La digitalización de la vida, nos guste o no, es una realidad.

Anteriormente, para acceder a servicios tan sencillos como la peluquería, por ejemplo, nos apersonábamos en la tienda y esperábamos hasta que nos tocara el turno; actualmente, se gestionan mediante citas previas, que en muchos casos requieren de la descarga e instalación de una aplicación informática en nuestros teléfonos móviles. Para esto, necesitamos disponer de una dirección de correo electrónico que nos permita registrarnos y finalmente solicitar los servicios. Todo para poder acceder a un simple corte de pelo.

Y que decir de los bancos, ahora todo es por la “App”. Vas a la agencia, que cada vez hay menos, y el administrativo te dice que ahora todo se hace por internet. O si quieres pedir comida a domicilio, una App; los servicios de casa, todos por internet; las gestiones del gobierno, cada agencia tiene su aplicación. Hasta hace poco era una interesante alternativa, hoy en día es obligado en la mayoría de los casos.

Es cierto que toda esta evolución tecnológica se centra en «facilitarnos» la existencia y aumentar nuestra calidad de vida. Claro, si sabemos cómo se usa y configura todo.

Tecnologías de la información y seguridad de los datos.

El Internet de las cosas le permite a nuestra nevera saber cuándo se ha terminado la leche, acceder a la web del supermercado y comprar lo que haga falta. También, tenemos una fuente de información infinita a nuestro alcance o la posibilidad de controlar la tecnología que usamos a diario solo con decir “Ok Google” o nombrar a “Alexa” o a “Siri”.

Alexa de Amazon
Alexa de Amazon

Estas son Inteligencias Artificiales con funciones de asistente personal, que utiliza el procesamiento de nuestro lenguaje y voz para responder preguntas, hacer recomendaciones y realizar acciones mediante la delegación de solicitudes hacia un conjunto de servicios web. Algo realmente fascinante.

Pero detrás de todos estos avances hay mucho más que considerar. Las nuevas generaciones parecen venir dotados de una facilidad para el uso de todos estos dispositivos y tecnologías, pero, ¿Qué pasa con las generaciones mayores? Personas de mayor edad que estaban acostumbradas al mundo analógico, al trato directo con personas, a lo “manual”.

Y además, ¿Qué pasa con la seguridad de nuestros datos e identidades, es realmente seguro usar todos estos avances? ¿Cómo nos protegemos, cómo limitamos el uso que las empresas y el propio Estado hacen de esta información? ¿Es posible?

Surgen muchas preguntas cuando profundizamos en las circunstancias y factores que se ven involucrados en todo esto. Nuestra privacidad se ve expuesta, y en la mayoría de los casos es un requisito comprometerla o sencillamente no podemos acceder a ciertos servicios.

Como usuario de todo este universo me ha tocado aprender y evolucionar al ritmo de los nuevos avances y desarrollos. Estoy cerca de mis cincuentas y he vivido el nacimiento de Internet, de los teléfonos móviles, de las televisiones inteligentes y de la total integración de la vida con lo digital. Veo cómo a mucha gente le cuesta seguir el ritmo o sencillamente queda relegada, excluida de toda esta innovación, muchas veces impuesta.

Y es aquí donde quiero iniciar mi contribución. Quiero compartir mi conocimiento y mi experiencia en ayudar a aquellos que se les dificulta mantener el ritmo o si quiera alcanzar un nivel mínimo de habilidad, necesario para poder mantenerse cerca de todo lo que ocurre, de manera segura y sin exponer su privacidad.

Todo en nuestro mundo está interrelacionado. Formamos parte de un ecosistema magnifico e inmensamente diverso y en constante evolución. Estamos presionados a cambiar al ritmo de lo que ocurre a nuestro alrededor, a aprender constantemente, a expandir nuestras ideas y conocimientos.

Las posibilidades cada vez son mayores y desarrollarnos como personas e individuos de esta sociedad, cada vez más interconectada, es un camino maravilloso pero que implica de un arduo trabajo, de disciplina y de esfuerzo. Y aunque se hace absolutamente necesario requiere que asumamos la responsabilidad y el compromiso con nosotros mismos.

Yo ya lo he asumido, ¿me acompañas?

Logo de Román Padilla Jiménez

Publicado por padillaroman

Soy un emprendedor experimentado con amplio recorrido profesional y conocimientos en múltiples sectores y diferentes países, incluyendo empresas multinacionales y organismos internacionales.

Un comentario en “¡Bienvenidos a mí sitio Web!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *